jueves, 13 de diciembre de 2018

TIEMPO DE ADVIENTO

Ha comenzado diciembre y es tiempo de Adviento, de espera porque ya está cerca la Navidad para conmemorar en familia, el nacimiento de Jesús. Faltan solo dos semanas.

                                                                      M.E.

José y María se ponen en camino hacia Belén para recibir al niño y nosotros, los cristianos recordamos este hermoso momento donde la madre dice sí, para recibir a su hijo llena de amor.


 

Todos sabemos que durante el camino pueden surgir dificultades que siempre debemos afrontar.

Para ello, es necesario vivir con esperanza e ilusión y colmar este mundo de ellas sabiendo que en el camino no estamos solos.

Imagen realizada por las alumnas de prácticas Clara, Alejandra y Verónica

En Navidad, Jesús nace en el corazón de cada uno de nosotros y nos llena de amor para que lo podamos "derramar" en nuestro entorno.



Ha venido Juan Carlos a visitarnos y nos ha contado esta pequeña historia:

"Hace muchos años, hubo un abuelo que se llamaba Dios y como se aburría, decidió crear un cielo y una tierra. Le pareció bonito pero echaba en falta el color y decidió echar semillas; entonces nacieron plantas de todos los colores. 

A él le gustaba todo pero estaba apagado y creó dos esferas suspendidas en el cielo, el sol y la luna. Para llenar de sonido también creó animales en el cielo, la tierra y el mar. Le pareció precioso todo lo que había creado pero pensó que le faltaba lo más importante.

Entonces creó al hombre y a la mujer. La creación más hermosa.

Ellos vivían felices pero algo hicieron que no debían y el abuelo Dios se puso triste porque se sintió triste y solo. A pesar de la tristeza decidió hacerles un gran regalo porque quería cuidarlos y les regaló a su hijo Jesús. Esa fue la primera Navidad. Dios les regaló a su Hijo para que cuidase de todos nosotros."

Desde entonces cada uno de nosotros somos un regalo de Dios.

Sabemos que los regalos se cuidan y nosotros debemos cuidarnos como regalo que somos.

El 25 de diciembre nace Jesús y podemos hacerle un regalo, por ejemplo: ayudarnos, ayudar en casa, darnos cariño, abrazar a alguien que está triste o solo, jugar con los demás, compartiendo los juguetes, pidiendo perdón, etc.

Todos somos un regalo de Dios.

¿Qué podríamos regalar a Jesús esta Navidad?




PREGÓN DE ADVIENTO

Despertad, que empieza un nuevo día,
un día que alumbra la esperanza.
Quitad de vuestras vidas la rutina,
que la tristeza no invada vuestras almas.

Abrid, que entre la luz, todas las puertas,
abrid, que entre la brisa, las ventanas.
Que brote la flor y la sonrisa
y se limpien de mal ojo las miradas.

Habrá muchos, seguro, que lo ignoren,
por eso, id a gritarlo por las plazas:
el Dios del amor y la ternura
pasará por la puerta de tu casa.

Vigila, estate atento, pues seguro,
te pide que le dejes visitarla.
Traerá vestidos nuevos para todos.
Vestidos perfumados por su gracia.

Y las viejas rutinas que nos duermen,
quedarán para siempre trasnochadas,
porque siempre su luz y su presencia
nos regalan la vida renovada.

Que el pánico no cunda entre nosotros,
cuando vemos que el mundo tanto cambia.
el Señor está cerca, ¿No lo sientes?,
él pasa a nuestro lado y nos levanta.

¡Es Adviento!
Que es tiempo inundado por la gracia.
Isaías, María y el Bautista
con su cálida voz nos acompañan.

A los desencantados y aturdidos,
a los que nada ven, ni esperan nada,
a los que la injusticia ha empobrecido,
¡que alumbre con más fuerza la esperanza!


No hay comentarios: